SOCIEDAD

Fábricas de diplomas, másters a medida y trabajos académicos en Internet

En la red ya existen más de 200 fábricas de diplomas, se trata de sitios web donde ya es posible comprar títulos de abogado, ingeniero, arquitecto o cualquier otra profesión como si de un supermercado se tratara. Estos sitios web operan a nivel internacional, tienen miles de clientes en todo el mundo y facilitan titulaciones falsas que luego son utilizadas en el mercado laboral. Su expansión en los últimos años pone de manifiesto la existencia de un mercado subterráneo de falsos titulados en nuestro país.

Son atajos académicos, algunos de estos títulos falsos utilizan sellos aparentemente oficiales, en otros casos es posible elegir incluso el membreto o logotipo de una universidad conocida.

Hay que decir que estamos hablando de conductas académicamente deshonestas, comprar un título falso a través de Internet es una mala práctica creciente que causa preocupación en escuelas, universidades y responsables de selección de todo el país. Estos títulos son utilizados en el mercado laboral y apuntan a la existencia de mercado subterráneo de falsos titulados en nuestro país, además, difíciles de detectar debido al anonimato preponderante en Internet y a la discreción con la que se venden.

Pero eso no es todo, en la red proliferan las fábricas de trabajos académicos sitios web donde es posible comprar una tesina, encargar un máster o un trabajo de final de carrera. La redacción corre a cargo de profesionales quienes garantizan la máxima discreción. Redactan el contenido llegando incluso a introducir expresiones típicas del país del cliente. Se trata de “estar a la altura” y silenciar posibles sospechas de los profesores en el momento de la esperada presentación.

El Spam académico es otro ejemplo que rodea a este mercado ilegal, es frecuente que miles de usuarios reciban e-mails no solicitados en los que se le anima a no estudiar y a comprar un fake degree o una titulación falsa, todo sin estudiar y previo pago mediante la tarjeta de crédito.

Pero eso no es todo, en la red también existen fábricas de trabajos académicos, su misión es redactar un trabajo de final de carrera o final de máster. Previo pago un equipo de redactores se encarga de dar forma al trabajo o tesina universitaria, en algunos casos introducen incluso expresiones típicas del país de origen del cliente para poder dotar al trabajo de mayor credibilidad y no levantar sospechas en el momento de la esperada presentación.

Por otro lado existen factores culturales que explican el fenómeno; mientras que en Francia o el Reino Unido copiar constituye un auténtico daño al honor, en España la cultura de la picaresca académica es mucho más permisiva, ser “pillado” copiando parece no pasar de perder la convocatoria y ser expulsado 24h del aula en una práctica que parece incluso despertar la simpatía del resto de alumnos. En China copiar en un aula puede suponer la expulsión indefinida de la universidad y en el Reino Unido supone sufrir un castigo más ejemplar como cursar baja del centro durante varios meses o un trimestre entero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *